El mundo y emprender

Hoy en día es habitual escuchar el término emprendimiento pero, ¿qué preguntas nos debemos hacer ante este término? Pues unas cuantas que responderemos, porque tenemos términos como por ejemplo, el emprendimiento social,  ¿se diferencia entre emprendedor y emprendedor social? ¿Quién es el emprendedor? ¿Qué actitudes necesita un emprendedor? ¿Qué necesidades tiene el emprendedor?​ Pongámonos al tema.

¿Qué es emprendimiento?

Con el término emprendimiento identificamos el efecto de emprender, un verbo que hace referencia a llevar adelante una obra o un negocio, no existe una definición comúnmente aceptada de iniciativa emprendedora, podría ser el descubrimiento de oportunidades y otros se han centrado en la creación de nuevas empresas.

En resumen, el emprendimiento implica convertir una idea nueva en una innovación exitosa utilizando habilidades, visión, creatividad, persistencia y exposición al riesgo.

¿Emprendimiento social? 

Como una primera pincelada, podemos entender que el emprendimiento social incluye aspectos como podrían ser una idea innovadora unida a una visión emprendedora cuyo objetivo es generar un cambio social profundo., explica Pedro Andrés Rojas Chirinos.

Podríamos decir que existe emprendimiento social cuando se completan las siguientes fases:

Identificación de un entorno injusto y estable que causa exclusión, marginación o sufrimiento a un segmento de la humanidad, el cual carece tanto de medios económicos como de influencia política para conseguir cualquier mejora que les beneficie, identificación de una oportunidad en este entorno injusto. Desarrollo de una proposición de valor social que implique inspiración, creatividad, acción directa, valentía y fortaleza que consiga modificar el sistema.​

Forjar un nuevo equilibrio que libere el potencial atrapado o alivie el sufrimiento del grupo desfavorecido; creación de un nuevo ecosistema que asegure un mejor futuro para el grupo beneficiario o incluso toda la sociedad.​

¿Hay diferencias notables entre los emprendedores?

Claro que si existen distintas diferencias, como por ejemplo

Un emprendedor es alguien que tiene sentido de la oportunidad, de satisfacer una necesidad o un servicio, de crear una proposición novedosa e innovadora, y que tiene éxito en la ejecución.​​ El emprendedor social combina estos aspectos, pero lo que es diferencial es que articulan un cambio social. Los emprendedores sociales son aquellos que tienen el potencial necesario para lograr un cambio positivo significativo en la sociedad., dice Pedro Andrés Rojas Chirinos.

En ocasiones, el emprendimiento social puede ser confundido con la prestación de un servicio social, el cual se caracteriza por​ tener motivaciones similares al emprendimiento social, pero que la repercusión de su acción es reducida y no se alcanza un nuevo equilibrio social. 

¿Podría yo ser un emprendedor?

Bueno el término emprendedor se identificaba a un ¨arriesgado¨ que emprende decisiones arduas enfrentándose a la incertidumbre. Con el tiempo, esta perspectiva de aventura se ha dirigido hacia ser tomadores de riesgo económico. Es importante tener en cuenta esta dimensión de riesgo, de aventura cuando se piensa en el emprendedor. Esto también ayuda a diferenciar el emprendedor del empresario, para ir respondiendo la pregunta de poder o no poder serlo, debemos hacer un juicio de valor y preguntarnos en primer lugar ¿estoy listo?​

Pedro Andrés Rojas Chirinos  nos dice que el emprendedor es alguien que busca nuevos retos y trabaja por cumplirlos, mientras que el empresario es la persona que lleva a cabo oportunidades de negocios buscando sostenibilidad.